20 abr. 2015

Atracción de relativo

La atracción de relativo es un fenómeno bastante corriente en griego clásico que, curiosamente, acaba por popularizarse más en época helenística. La atracción de relativo consiste en que el pronombre relativo ὅς, ἥ, ὅ, equivalente al latín qui, quae, quod, adopta el caso de su antecedente en vez del que le correspondería atendiendo al verbo de su subordinada. El ejemplo más clásico y citado se encuentra en la Anábasis de Jenofonte:

ὅπως οὖν ἔσεσθε ἄνδρες ἄξιοι τῆς ἐλευθερίας ἧς κέκτησθε, 
Así, sed hombres dignos de la libertad que poseéis, 
Xen. Anab. 1.7.3

Donde ἧς, cuius, debería ser ἧν, quam. En el Nuevo Testamento también se da este fenómeno en varias ocasiones:

ὃς δ' ἂν πίῃ ἐκ τοῦ ὕδατος οὗ ἐγὼ δώσω αὐτῷ, οὐ μὴ διψήσει εἰς τὸν αἰῶνα, 
Quien beba del agua que yo le daré, no tendrá sed nunca más,
Jn. 4,14 

θάμβος γὰρ περιέσχεν αὐτὸν καὶ πάντας τοὺς σὺν αὐτῷ ἐπὶ τῇ ἄγρᾳ τῶν ἰχθύων ὧν συνέλαβον, 
Un miedo se apoderó de él y de todos los que estaban con él por la gran pesca de peces que habían cogido, 
Lc. 5,9

En Juan, οὗ, cuius, debería ser ὃν, quem, y en Lucas, ὧν, quorum, debería ser οὗς, quos. Aunque no lo he investigado, sería interesante mirar si el caso acusativo es más propenso a ser atraído por el antecedente, como en estos tres casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario