11 abr. 2015

El flirteo y la caza

Especialmente en la lírica arcaica griega encontramos una metáfora basada en equiparar la conquista amorosa con la actividad de la caza de animales. Para ello a veces se toman expresiones formulares homéricas sacadas de la Ilíada:

ὡς δ᾽ ὅτε τίς τε λέων ὀρεσίτροφος ἀλκὶ πεποιθὼς 
βοσκομένης ἀγέλης βοῦν ἁρπάσῃ ἥ τις ἀρίστη, 
Como cuando un león crecido en la montaña y seguro de su fuerza arrebata la mejor vaca mientras pastura el ganado, 
Hom. Il. 17. 61-62

Teognis usa la expresión homérica ‘seguro de su fuerza’ (ἀλκὶ πεποιθὼς) para referirse metafóricamente a la situación del amante adulto (ἐραστής) frente al joven que será seducido:

Νεβρὸν ὑπὲξ ἐλάφοιο λέων ὣς ἀλκὶ πεποιθώς 
ποσσὶ καταμάρψας αἵματος οὐκ ἔπιον· 
τειχέων δ' ὑψηλῶν ἐπιβὰς πόλιν οὐκ ἀλάπαξα· 
ζευξάμενος δ' ἵππους ἅρματος οὐκ ἐπέβην· 
πρήξας δ' οὐκ ἔπρηξα, καὶ οὐκ ἐτέλεσσα τελέσσας· 
δρήσας δ' οὐκ ἔδρησ', ἤνυσα δ' οὐκ ἀνύσας.  
Como un león seguro de su fuerza, tomé un cervato de las garras de un ciervo, pero no bebí su sangre. Trepé por las altas murallas de una ciudad y no la saqueé. Habiendo uncido unos caballos no los monté. Habiendo hecho no hice, y no terminé terminando. Habiendo actuado no actué, y habiendo realizado no realicé. 
Thgn. 949

De la misma manera, el alejandrino Calímaco se hace eco de la seducción entendida como caza en sus Epigramas:

Ὡγρευτής, Ἐπίκυδες, ἐν οὔρεσι πάντα λαγωὸν
διφᾷ καὶ πάσης ἴχνια δορκαλίδος
στείβῃ καὶ νιφετῷ κεχρημένος, ἢν δέ τις εἴπῃ
‘τῆ, τόδε βέβληται θηρίον,’ οὐκ ἔλαβεν.
χοὐμὸς ἔρως τοιόσδε: τὰ γὰρ φεύγοντα διώκειν
οἶδε, τὰ δ᾽ ἐν μέσσῳ κείμενα παρπέτεται. 
En las montañas, Epicudes, el cazador persigue cada liebre y las huellas de cada ciervo, soportando el frío y la nieve. Pero si alguien dijera ‘mira, esta bestia ha sido herida’, no la cogería. Así es mi amor: sabe perseguir a quienes huyen, pero pasa por encima de quienes yacen en medio. 
Call. Epigr.33

Finalmente, en la Antología Griega encontramos otro ejemplo de esta equiparación:

Ἀγρεύσας τὸν νεβρὸν ἀπώλεσα, χὠ μὲν ἀνατλὰς 
μυρία καὶ στήσας δίκτυα καὶ στάλικας 
σὺν κενεαῖς χείρεσσιν ἀπέρχομαι· οἱ δ' ἀμογητὶ 
τἀμὰ φέρουσιν, Ἔρως, οἷς σὺ γένοιο βαρύς.  
Habiendo cazado el cervato lo perdí, yo que tanto he sufrido y he aguantado sus redes y sus estacas, y me voy con las manos vacías. Pero éstos, sin hacer nada, se llevan mi presa. Eros, ojalá seas inflexible con ellos. 
 Anth. Gr. 12.146 

No hay comentarios:

Publicar un comentario