10 abr. 2015

Juramentos

Distintos cargos de la πόλις eran obligados a jurar al entrar en funciones, como los arcontes (magistrados) o los dicastes (jurados) atenienses. Aunque no se nos han conservado sus juramentos, sabemos por alusiones del teatro y de la oratoria que juraban seguir la “opinión más equitativa” (γνώμῃ τῇ δικαιοτάτῃ) cuando las leyes no contemplasen un caso. Así nos lo transmite Demóstenes en Contra Boecio:

ἀλλὰ μὴν ὧν γ᾽ ἂν μὴ ὦσι νόμοι, γνώμῃ τῇ δικαιοτάτῃ δικάσειν ὀμωμόκατε, ὥστ᾽ εἰ μηδεὶς ἦν περὶ τούτων κείμενος νόμος, κἂν οὕτω δικαίως πρὸς ἐμοῦ τὴν ψῆφον ἔθεσθε. 
Pero en casos no contemplados por las leyes, habéis jurado juzgar según la opinión más equitativa, hasta tal punto que aunque no haya ninguna ley establecida sobre esto, vuestro voto debería ser para mí. 
Dem. 39. 40

En Las Euménides de Esquilo, los jurados que decidirán sobre el caso de Orestes son elegidos por Atenea “de entre lo mejor de los ciudadanos” (δ᾽ ἀστῶν τῶν ἐμῶν τὰ βέλτατα), y también son obligados a jurar públicamente. En Las Tesmoforias de Aristófanes, el personaje de Eurípides hace un juramento a título individual por el éter, pero cediendo a la petición de su interlocutor, acaba jurando por el médico Hipócrates:

ΕΥ.: βάδιζε τοίνυν.
ΜΝ.: μὰ τὸν Ἀπόλλω οὔκ, ἤν γε μὴ
ὀμόσῃς ἐμοί—
ΕΥ.: τί χρῆμα;
ΜΝ.: συσσώσειν ἐμὲ
πάσαις τέχναις, ἤν μοί τι περιπίπτῃ κακόν.
ΕΥ.: ὄμνυμι τοίνυν αἰθέρ᾽ οἴκησιν Διός.
ΜΝ.: τί μᾶλλον ἢ τὴν Ἱπποκράτους ξυνοικίαν;
ΕΥ.: ὄμνυμι τοίνυν πάντας ἄρδην τοὺς θεούς. 
Eurípides: Entra aquí dentro.
Mnesíloco: No, por Apolo, si no me juras...
Eurípides: ¿El qué?
Mnesíloco: ...que me salvarás por todos los medios si me pasa algo.
Eurípides.: Lo juro por el éter, la casa de Zeus.
Mnesíloco: ¿Y por qué no por el linaje de Hipócrates?
Eurípides: De acuerdo, lo juro por todos los dioses sin excepción. 
 Aristoph. Thes. 269- 274
El juramento hipocrático, conocido ya en época clásica, tiene cierto parecido con los juramentos hechos por cargos públicos de la πόλις. En él, se pone especial énfasis en la situación desprotegida de los pacientes, especialmente en lo que concierne a no desvelar sus asuntos personales, guardando cierto parecido con el juramento de un arconte. Sin embargo, el juramento hipocrático está a medio camino de un juramento público (Demóstenes) y de un juramento particular (Aristófanes), puesto que estaba regulado por una familia, los asclepíadas, quienes monopolizaron la rama más prestigiosa del oficio de la medicina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario