11 abr. 2015

Que a mis propios ojos

En la poesía de Catulo encontramos hasta cinco referencias a los ojos como el bien más preciado de una persona. Se trata de los poemas IV, XIV, XXXI, LXXXII y CIV. Es en el primer verso de XIV que aparece formulada la máxima con mayor claridad:

Ni te plus oculis meis amarem, 
Si no te amara más que a mis propios ojos, 
Catul. 14, 1

Esta frase fue adoptada como emblema por el filólogo alemán Wilhelm Studemund (1843-1889), quien estuvo trabajando veinticinco años en el descifre de un palimpsesto de Plauto hasta que perdió la vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario