12 abr. 2015

Tres veces ciego

La lengua griega arcaica y clásica equipara la visión con el conocimiento, como se ve en las formas verbales perfectas de ὁράω, ‘ver’, que adquieren el sentido de ‘saber’, ‘saber porque se ha visto’. Esta equiparación se da ya en las raíces indoeuropeas: druid (‘druida’), significa literalmente ‘observador de árboles’ en las lenguas celtas; es la misma raíz que da en inglés wisdom, ‘sabiduría’, o  wizard, ‘mago’, y en latín providens, ‘cauto’, y videre, ‘ver’. En efecto, la visión y el conocimiento son los ejes de la raíz u̯(e)id-.

En Edipo Rey de Sófocles, Edipo acusa al adivino Tiresias de ser ciego en tres cosas. También en la tragedia, el campo de la visión parece abarcar más de lo estrictamente visual. Así, Sófocles emplea tres acusativos de relación en un verso de gran sonoridad:

τυφλὸς τά τ᾽ ὦτα τόν τε νοῦν τά τ᾽ ὄμματ᾽ εἶ. 
Eres ciego de oídos, de pensamiento y de ojos. 
Soph. OT 371

No hay comentarios:

Publicar un comentario