15 nov. 2015

Metáforas con las hojas

En la literatura oriental hebrea (Salmos 103, 15-16) era frecuente la metáfora de comparar el ciclo de la vida humana con el ciclo de las hojas de un árbol. Homero se hace eco de esta metáfora durante el episodio de hospitalidad (ξενία) entre Glauco y Diomedes:
οἵη περ φύλλων γενεὴ τοίη δὲ καὶ ἀνδρῶν. 
φύλλα τὰ μέν τ᾽ ἄνεμος χαμάδις χέει, ἄλλα δέ θ᾽ ὕλη 
τηλεθόωσα φύει, ἔαρος δ᾽ ἐπιγίγνεται ὥρη: 
ὣς ἀνδρῶν γενεὴ ἣ μὲν φύει ἣ δ᾽ ἀπολήγει. 
Como el linaje de las hojas, así es el de los hombres. El viento las esparce por el suelo, pero de nuevo brotan del árbol que ha vuelto a crecer cuando llega la estación de la primavera. De la misma manera, cuando muere una generación de hombres, nace otra. 
Hom. Il. 6. 146-149       

Encontramos unas palabras similares en el Eclesiástico 14:18, quizás inspiradas en estas líneas de la Ilíada. Asimismo, en la Orestíada de Esquilo encontramos un pasaje en el que se compara la llegada del marido a casa con la llegada de la primavera y de las hojas que vuelven a florecer:

ῥίζης γὰρ οὔσης φυλλὰς ἵκετ᾽ ἐς δόμους,
σκιὰν ὑπερτείνασα σειρίου κυνός.
καὶ σοῦ μολόντος δωματῖτιν ἑστίαν,
θάλπος μὲν ἐν χειμῶνι σημαίνεις μολόν. 
Porque, mientras hay raíz, las hojas siempre vuelven a casa, extendiendo su sombra protectora de la ardiente canícula. De la misma manera, cuando tú vuelves a casa nos muestras el calor que vuelve en medio del invierno. 
Aesch. Ag. 966-969

Wilamowitz apuntó que este pasaje podía estar inspirado en el folklore tradicional de la época, y señaló una canción italiana de la Toscana en la que aparece una metáfora similar. Además, en la literatura griega (Baquílides V, 63-67), italiana (Dante, Inf. III, 112-114) o inglesa (Milton, Paraíso perdido, I. 302-304) también es socorrida la metáfora de comparar las hojas con las almas de los muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario