5 dic. 2015

Epicuro es venerado

Reproduzco la última estrofa de un poema de Gautier de Châtillon, poeta francés que escribió en latín a finales del siglo XII, titulado Licet eger cum egrotis, y que encontramos en John Stevens, The Later Cambridge Songs: An English Song Collection of the Twelfth Century, Oxford University Press, 2005, pg. 86 (traducción del latín mía):
Ergo nullus vivit purus 
castitatis perit murus 
commendatur Epicurus
nec speratur moriturus 
grata sunt convivia. 
Auro et pecunia 
cuncta facit pervia 
pontifex futurus. 
Por lo tanto, nadie vive puramente, y el muro de la castidad se derrumba. Epicuro es venerado y no se contempla el hecho de que vamos a morir. Nos gustan los banquetes, y el futuro pontífice lo convierte todo en adquirible con oro y dinero.
Los cristianos medievales no aprobaban el hedonismo de Epicuro en absoluto, posiblemente porque no se molestaron en entenderlo. En este poema, el filósofo helenístico queda retratado como una especie de demonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario