7 abr. 2016

Consuelo divino


C. S. Lewis, Una pena en observación, 1961, traducción propia:
Habladme de la verdad de la religión y os escucharé con atención. Habladme del deber de la religión y os escucharé sumisamente. Pero no me vengáis a hablar de los consuelos de la religión; si no, sospecharé que no habéis entendido nada.

Cf. Emmanuel Carrère, El reino, 2014:
Señor, no me abandones, porque yo sí que lo haré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario