24 abr. 2016

El fruto de los árboles



οὔτε γὰρ ἐκ σκίλλης όδα φύεται οὐδ᾽ ὑάκινθος,
οὔτε ποτ᾽ ἐκ δούλης τέκνον ἐλευθέριον.

una rosa no nace de una cebolla albarrana, ni de un jacinto;
así tampoco no nace un hijo libre de una madre esclava.

Thgn. 535

En estos versos, Teognis usa una comparación silvestre para ilustrar la importancia de la ascendencia en Grecia. El recurso de referirse a los frutos que un árbol no puede dar para ilustrar las relaciones humanas será más tarde usado por Mateo en un discurso de Jesús:

οὐ δύναται δένδρον ἀγαθὸν καρποὺς πονηροὺς ποιεῖν, οὐδὲ δένδρον σαπρὸν καρποὺς καλοὺς ποιεῖν.
Un árbol bueno no puede dar malos frutos, ni tampoco un árbol podrido dar buenos frutos.
Mt. 7, 18

A pesar de que ambos autores usan la misma comparación para referirse a los seres humanos, Teognis nos habla de la descendencia de los hombres, mientras que Mateo, de las obras y actos de éstos. El “giro moral” que hace el evangelista, no obstante, se apoya en un recurso estilístico muy antiguo en la literatura griega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario