29 abr. 2016

Reinterpretar la tradición



Hans-Georg Gadamer, Verdad y método II, 1960, (trad. Manuel Olasagasti, Ediciones Sígueme, 2006, Salamanca, pg. 97):
Una vez que perdió credibilidad el mundo de valores de la epopeya homérica, concebido para una sociedad aristocrática, se hace necesario un nuevo arte interpretativo para la tradición. Esto se produjo con la democratización de las ciudades, cuyo patriciado hizo suya la ética de la nobleza. La expresión de la misma fue la idea pedagógica de la sofística: Ulises ocupó el puesto de Aquiles y adoptó unos rasgos sofísticos incluso en teatro.

En este pasaje, Gadamer remonta los orígenes de la hermenéutica a la Grecia clásica y perpetúa los modelos de esta primera ciencia interpretativa hasta la exégesis bíblica anterior a Lutero. Personalmente, encuentro interesante que un cambio de valores en la sociedad griega produzca el nacimiento de una ciencia interpretativa para los textos fundacionales de su cultura. En última instancia, si seguimos a Gadamer, este cambio de valores acabaría conllevando unas implicaciones metodológicas colosales para la filosofía y la ciencia positivista en el siglo XX. En efecto, Gadamer eleva el fenómeno hermenéutico desde el simple texto a la categoría de problema epistemológico de carácter general. Releer a Homero es el primer paso, para el filósofo alemán, para cuestionarse los cimientos de nuestra comprensión de la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario