1 may. 2016

La felicidad de las églogas



Johann Georg Zimmermann, Soledad, 1756, (Londres, 1827, pgs 79-80), traducción mía a partir del inglés:

Las églogas, que son representaciones de la felicidad rural en toda su perfección, también son ficciones; pero son ficciones del más refinado y agradable encanto. La auténtica felicidad debe ser buscada en el retiro, donde el alma, desconectada de los tormentos del mundo, ya no sufre más aquellos impulsos artificiales que la convierten en infeliz tanto en su deseo com en su fruición. Contentos con poco, satisfechos con todo, rodeados de amor e inocencia, percibimos en el retiro la edad de oro, revivida como describen los poetas. (...) El aspecto de la naturaleza nunca aparece más cálido, el aire nunca sopla con tal dulce deleite, el corazón nunca late con más placer, el alma nunca siente una felicidad más perfecta, que la que es producida por la lectura de los Idilios de Teócrito y de Gesner.

Las palabras del médico y naturalista ilustrado Zimmermann deben enmarcarse en un momento histórico en el que la individualidad, la idealizada prehistoria y los ênfants sauvages rousseaunianos estaban a la orden del día. A pesar de todo, su ensayo sobre la soledad (en alemán: Über die Einsamkeit) merecería ser traducido por estos lares.

Agradezco al blog Graveyard Masonry haber podido descubrir al naturalista suizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario