31 ene. 2017

Vivir sin sufrir

Ὁ δ' αὐτὸς υἱὸν πενθοῦντι καὶ ἐν σκότῳ ἑαυτὸν καθείρξαντι προσελθὼν ἔλεγεν μάγος τε εἶναι καὶ δύνασθαι ἀναγαγεῖν τοῦ παιδὸς τὸ εἴδωλον, εἰ μόνον αὐτῷ τρεῖς τινας ἀνθρώπους ὀνομάσειε μηδένα πώποτε πεπενθηκότας· ἐπὶ πολὺ δὲ ἐκείνου ἐνδοιάσαντος καὶ ἀποροῦντος – οὐ γὰρ εἶχέν τινα, οἶμαι, εἰπεῖν τοιοῦτον – Εἶτ', ἔφη, ὦ γελοῖε, μόνος ἀφόρητα πάσχειν νομίζεις μηδένα ὁρῶν πένθους ἄμοιρον; 
(Demónax), acercándose a un hombre que lloraba a su hijo y se arrojaba a las tinieblas, le dijo que él era un mago y que podía resucitar la imagen del niño, si le nombraba tan sólo a tres hombres que no hubieran sufrido nunca. Después de haber pensado y dudado mucho, dijo: “No puedo nombrarte a ningún hombre así, creo”. “¿Piensas entonces –le respondió-, estúpido, que eres el único en sufrir desgracias, ahora que no ves a nadie libre de ellas?”. 
Luciano de Samósata, Vida de Demónax, 25

Entradas relacionadas:


No hay comentarios:

Publicar un comentario