11 ago. 2017

Moras


Actualizo desde un cómodo retiro rural en casa de mi pareja. Hoy hemos ido a recoger moras. No me puedo resistir a presentar la cosecha con una foto... y de comentar un poco de latín:
Quisquis amat nigra(m) nigris carbonibus ardet. Nigra(m) cum video, mora libenter aedeo. 
Quien ama a una morena arde con carbones negros. Cuando veo a una morena me como unas moras con mucho gusto. 
Corpus Inscriptionum Latinarum, IV, 6892
Ésta es una curiosísima inscripción latina de Pompeya. Por lo que recuerdo, no hay consenso en si nigra hace referencia a una chica morena o negra. En cualquier caso, hay un juego de palabras entre las mujeres morenas –las predilectas del gamberro romano que inscribió esto hace ya dos mil años- y los carbones negros (nigram/nigris). La metáfora de arder de amor era ya conocida en época imperial, deduzco.

Luego están las moras. No recuerdo un solo pasaje en toda la literatura clásica en el que las moras sean afrodisíacas, pero nuestro grafitero anónimo las asocia al sexo. He buscado en Dioscórides y tampoco hay nada de nada. Eso sí, aracnofóbicos: las hojas del moral curan las mordeduras de tarántula, según el farmacéutico griego:
ὁ δὲ χυλὸς τῶν φύλλων φαλαγγιοδήκτοις ἀρήγει ποθεὶς κυάθου πλῆθος. 
El zumo de las hojas (sc. del moral) bebido en cantidad de un ciato ayuda a quienes han sido mordidos por una tarántula. 
Dioscórides, De materia medica, 1.126

No hay comentarios:

Publicar un comentario