6 dic. 2018

Prisioneros de las palabras

Roger James, Understanding Medicine, 1970, Harmondsworth, Middlesex (trad. Elena Armedo Soriano, 1994, ed. del Prado, Madrid, pg. 78):
La ciencia médica está sembrada de palabras arcaicas cuyo origen refleja con frecuencia algún concepto totalmente erróneo de un pasado distante. La palabra malaria es un ejemplo evidente; se originó cuando se creía que está enfermedad, también llamada paludismo, era transportada por un mal aire. La palabra reumatismo es otro ejemplo. Significa literalmente “corriente, flujo”, y viene de la época en que se creía que el “reumatismo” era causado por un flujo general de los “humores”, cualquiera que sea el significado de esto. Somos todavía prisioneros de estas palabras. Un enfermo preguntará ansiosamente: “¿Espero que no sea reumatismo, doctor?”, mientras que otro dirá: “Supongo que es sólo un poco de reumatismo”. En realidad el término no tiene actualmente ningún sentido.

Belvedere, M. C. Escher

No hay comentarios:

Publicar un comentario